Alexitimia | Vivir sin emociones

¿Qué es la alexitimia?

Es un trastorno caracterizado por la incapacidad para identificar y expresar en los demás y en uno mismo emociones, es una dificultad para identificar y describir los sentimientos propios y ajenos.

Este término lo introdujo Peter Sifneos en 1973 para describirla en determinados pacientes que presentaban trastornos psicosomáticos.

Las personas que la padecen si sienten las señales fisiológicas asociadas a la emoción: sudoración, taquicardia, lagrimas.., aunque son incapaces de asociarlas con las mismas.

Es un trastorno muy presente en personas con algún déficit neurológico, también se encuentra presente en trastornos afectivos como la depresión, ciclotimia, en adicciones, en trastornos de alimentación y se encuentra muy presente en el trastorno de espectro autista (80-90%) de los casos.

Entre investigadores y diversos autores se define la alexitimia en un concepto de rango, hay personas que presentan mayor grado que otras. Según datos de la Sociedad Española de Neurología, se calcula que el 10% de la población la padece, presentándose, según los estudios existentes, con más frecuencia en los varones.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología, se calcula que el 10% de la población la padece, presentándose, según los estudios existentes, con más frecuencia en los varones.

Tipos de Alexitimia

La alexitimia puede clasificarse en dos tipos en función de sus causas: primarias o secundarias.

  • ALEXITIMIA PRIMARIA
    Debido a causas biológicas. Con frecuencia responden a déficits neurológicos en donde se encuentran dificultades para la comunicación entre el sistema límbico (sistema emocional) y el neocórtex (lógica, toma de decisiones , sistema racional), también se puede explicar en la imposibilidad o dificultad de la comunicación entre los hemisferios cerebrales; el izquierdo encargado de la producción del lenguaje y el derecho encargado de regular y poner nombre a las emociones.
    La alexitimia primaria está muy relacionada con factores hereditarios, pudiendo tener su origen desde la infancia; o manifestarse como consecuencia de alguna enfermedad neurológica, esclerosis múltiple o el párkinson, también derivada de ictus, traumatismos o tumores cerebrales.
  • ALEXITIMIA SECUNDARIA
    Está relacionada con episodios de índole traumática (por ejemplo abusos físicos y/o psicológicos, víctimas de guerra, atentados. Esto se deriva en ciertas personas como consecuencia desarrollan un Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) el cuál explica sus síntomas. Además de con el TEPT, la alexitimia puede aparecer en otros trastornos psicopatológicos como la depresión, los trastornos de alimentación (anorexia y bulimia), adicciones…
    Igualmente, puede deberse a un desorden en el aprendizaje emocional del afectado.

¿Qué es un trauma?

Un trauma es una vivencia experimentada con un fuerte impacto emocional sobre la persona, según los últimos estudios la mayoría de la población ha experimentado alguna vez en su vida una experiencia de estas características.

En el TEPT, esta experiencia es vivida como tan intensa, desagradable, que tiende a disociarse, en otras palabras la información emocional , racional y somatosensorial se desintegra y no aparece cohesionada y procesada de un modo adaptativo y esta desintegración se manifiesta a través de los siguientes síntomas.

  1. Intrusividad: pensamientos recurrentes, flashbacks( un estímulo asociado el evento traumático activa la reexperimentación del suceso traumático de manera muy vivida y angustiosa) y pesadillas.
  2. Alteración del arousal de activación: Se produce una hiperactivación de la amígdala, mayor irritabilidad, ansiedad.
  3. Evitación de determinados pensamientos, personas, lugares, hablar del tema, relacionados con la experiencia traumática.

La alexitimia es resultado de esta desintegración, lo explicaré mejor con la teoría de Joseph LeDoux, neurocientífico que explico cómo procesamos una información normal y una traumática.

Una experiencia vital normal del tipo “estoy en casa y de repente veo una serpiente”, tiene su procesamiento cerebral de la siguiente forma:

  1. Primero pasaría por el tálamo que recogería esa información.
  2. Luego el tálamo mandaría esa información a la amígdala (cerebro emocional) siento sobresalto y miedo.
    LeDoux hablaba de secuestro emocional (respuestas elevadas de activación que requieren de una respuesta rápida para sobrevivir (huida, lucha, congelación).
  3. La amigdala se va a encargar de procesar esa información a nivel emocional, a su vez conecta con estructuras inferiores del cerebelo y tallo cerebral que daría lugar a información sensoriomotriz (agitación psicomotora , sudoración, taquicardia) a su vez el tálamo mandaría información a la corteza prefrontal (“me doy cuenta que esa serpiente es de plástico porque mis hijos me los dicen”).
  4. Toda esta información volvería al tálamo encargado de procesar todo ello para poder integrar la experiencia, darle un sentido y mandarlo a corteza prefrontal (cerebro racional) para dar lugar a una respuesta que tenga todos los elementos: valoraciones, emociones y experiencia sensorio motriz.
  5. Esa respuesta adaptativa e integrada sería comprender que el sobresalto ha sido resultado de una mala interpretación visual, pero una vez analizada lo entiendo, le pongo nombre, lo proceso y elaboro ese miedo de una manera congruente, equilibrada y ajustada.

Por el contrario en la respuesta vital traumática, al ver esa serpiente y producirse ese secuestro emocional (que también se conoce como una hiperactivación amigdaloide), me voy corriendo para protegerme, para sobrevivir, después no recibo una respuesta del entorno de que “es de plástico, no es un estímulo peligroso”.

Se produciría un corte de comunicación, nos quedaríamos con la emoción, con ese miedo y las sensaciones sensoriomotrices (agitación, sobresalto, sudoración) y el tálamo no mandaría información a la corteza prefrontal de esta información emocional por lo que no podríamos cocinar, e integrar esa experiencia con todas sus partes y la respuesta no sería adaptativa.

Se produce una respuesta desintegrada, le faltaría información relevante emocional la cual no ha sido integrada con un tipo de valoración ajustada dando lugar a diferentes conductas, pensamientos irracionales y síntomas: sensaciones o emociones sin nombre, totalmente separadas de la cognición, la experiencia se encuentra separada, disociada.

Por ejemplo pensar que cada vez que pase por el mismo lugar puedo encontrarme esa serpiente, o tener miedo recurrente intenso en sueños, conductas de hipervigilancia, malestar físico: agitación motora, taquicardia…,

Para procesar de manera ajustada una experiencia traumática, es importante poder hablar sobre ella, pensar sobre ella y soñar con ella, es poner palabras y sentido a esas emociones y sensaciones corporales, por ello es importante también que el contexto permita y valide, no silencie.

En la Alexitimia relacionada con una experiencia traumática se produce esta desintegración, se separa la parte racional de la emocional y sensoriomotriz, se ha producido ese corte de comunicación con la corteza prefrontal, el individuo siente, pero no sabe ponerle nombre, sin embargo las emociones están ahí y al no saber identificarlas da lugar con frecuencia a explosiones emocionales de ira, así como a síntomas sensorio motrices; sudoración, taquicardias, llanto, opresión torácica, son sujetos tendentes a la mentalización ya que carecen del procesamiento emocional de esa experiencia.

Tratamiento de la Alexitimia

  • Es muy importante enseñar a las personas a reconocer las emociones, así como poder diferenciarlas, gestionarlas y expresarlas de un modo adecuado, para ello se trabaja focalizado la atención en el Lenguaje No Verbal, asociándolo a dichas emociones: gestos, tonos de voz, entonación, señales fisiológicas.
  • Siendo ésta resultado de un trauma, es relevante poder hablar , pensar y soñar con ello, dar palabras a esa experiencia traumática, para integrar la información y poder dar lugar a una respuesta integrada, se ha demostrado la eficacia en los últimos años del EMDR, técnica inventada por Francine Shapiro en 1987 que consiste en la desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares. Esta herramienta a través de la estimulación bilateral de ambos hemisferios permite integrar la información del hemisferio derecho (encargado de procesamiento emocional), y el izquierdo (encargado del procesamiento racional).
  • A través del Mindfulness, podemos conectar las emociones, los pensamientos y las señales fisiológicas en el cuerpo, identificando esta conexión y como a su vez se refleja en el mismo en el “aquí y ahora” , en momento presente.

Para ilustrar ese trastorno, la Alexitimia resultado de una experiencia traumática ,os recomiendo una fantástica película Alegría Tristeza de Ibon Cormenzana.

En Psicopartner tenemos una amplia experiencia en el tratamiento de la alexitimia, traumas, depresión y ansiedad. Contamos con un equipo de Psicólogos/as formados en Terapia Cognitivo Conductual, EMDR, Mindfulness, etc, que nos permite abordar el problema desde diferentes perspectivas con una alta eficacia en nuestros tratamientos.

Si sientes que te cuesta identificar y poner nombre a lo que sientes, o detectas que le pasa algún amigo o familiar, ponte en contacto con el equipo de PSICOPARTNER, llamándonos al 669 489 678 o bien utilizando nuestro servicio de psicólogos online, donde estaremos encantados de analizar tu caso, atenderte y ayudarte.

Irene Calleja

Irene Calleja

PSICÓLOGA SANITARIA PSICOPARTNER