Cómo explicar la separación a los niños

Consejos para familias en caso de separación o divorcio

La relación entre las parejas no siempre es fácil, la organización de la vida familiar en la sociedad actual tampoco, las situaciones de dificultad económica, las enfermedades, la infidelidad o celos, en casos muy extremos la existencia de violencia física o psicológica, son algunos de los ejemplos que nos llevan a plantearnos que la relación está agotada, y que papá y mamá debemos iniciar un camino por separado.

A veces esta decisión no es consensuada y aceptada por los dos miembros de la pareja y en algunas ocasiones debemos sumar a esto la presencia de hijos, a veces, muy pequeños, ¿cómo se sienten los niños ante esta nueva situación?, ¿qué es lo que debemos hacer para tratar de minimizar el daño?, ¿qué nos dirían nuestros hijos si pudieran?

Necesito saber lo que está pasando, que papá y mamá ya no van a estar juntos en mi casa, que voy a tener dos casas o que voy a tener nuevos hermanos, sed sinceros no me mintáis, las mentiras al final nos pasarán factura cuando sea más mayor.

A veces trataré de que las cosas vuelvan a ser como antes, querré que volváis a estar juntos, debéis ser claros y no darme esperanzas en esto, si lo hacéis no tendré clara la situación y me vais a hacer daño.

Yo quiero a mi papá y a mi mamá, no entiendo eso de que ya no os queréis, para mi es imposible de comprender, sed cuidadosos al contármelo.

No discutáis delante de mí. Soy pequeño, y aunque penséis que no me entero, puedo entender vuestras emociones y comprender el sentido general de lo que decís. Además podéis hacerme sentir culpable de lo que pasa.

Necesito a papa y a mama. Aunque ya no vayáis a estar juntos yo os necesito y os quiero, así que voy a querer estar con vosotros, tanto uno como el otro debéis facilitar que pueda veros tal y como lo halláis acordado.

No me gusta que se hable mal de mi papá y de mi mamá. Si habláis mal de vosotros o consentís que otros lo hagan y yo lo estoy escuchando, me sentiré muy triste y apenado por ello, aunque trataré de no demostrarlo. Tal vez haga alguna trastada para que cambiéis de tema y habléis de mí en lugar de mi papá o mamá.

Sigo necesitando horarios estables, normas y límites, soy pequeño y aun no me he socializado del todo, tenéis que poneros de acuerdo en la hora de acostarme, las cosas que puedo ver en la TV, comer, el tiempo que puedo jugar con la tablet. Cuanto más se parezcan las cosas cuando estoy con papá o cuando estoy con mamá mejor me voy a portar y a ajustar.

Así que necesito que seáis responsables, que me ayudéis con los deberes, que tengáis mi ropa lista, mis juguetes, mis cuentos y un espacio que pueda identificar como propio en vuestra casa.

Papá y mamá, vuestros miedos no son los míos, consentirme, malcriarme o traerme regalos sorpresa, no va a hacer que os quiera más, o que me quiera ir con vosotros. No tratéis de comprarme, o de usarme para dar envidia a la otra familia y ganar vuestra particular batalla, el niño soy yo, no vosotros.

Papá y mamá algunas veces los niños nos sentimos mal por lo que está pasando y eso hace que retrocedamos un poco en el cole o en nuestro desarrollo, esto no es infrecuente y debéis estar pendientes para buscar ayuda si no consigo ajustarme a la nueva situación por mí mismo.

la separación para los niños

Aunque hemos ejemplificado con la idea de que el que habla es un niño de 5-8 años, en el caso de los adolescentes no es muy distinto y además se une a los problemas de la pubertad.

Aunque debemos entender que las consecuencias de no seguir los anteriores consejos se traducirán en otro tipo de reacciones:

  • Es posible que el hijo adolescente se posicione, tome partido en una u otra dirección, llegando incluso a rechazar el contacto con algunos de sus progenitores. En casos de extremo rechazo pueden llegar a reaccionar de forma violenta.
  • En ocasiones desorganizan su conducta sensiblemente con afectación de su rendimiento académico, pero también con un preocupando aumento de las conductas de exposición.
  • Es fácil que se observe al adolescente huraño, encerrado en sí mismo, con poca o nula comunicación con el adulto, esto es, aquello que caracteriza a la adolescencia se puede ver fuertemente intensificado. El hecho de que no lo muestre no significa que no esté sufriendo.

Los menores pueden reaccionar, con independencia de su edad, de la misma forma que cualquier persona que está experimentando una pérdida o un cambio intenso no deseado en su vida. Por lo tanto necesitan lo mismo que cualquier persona, un entorno de estabilidad, quedar fuera del conflicto, confianza, comprensión y que se les explique con claridad lo que está ocurriendo y cómo cambiará su vida a partir de ese momento.

Los que se divorcian o se separan son los padres no los hijos, no olvidemos que siguen necesitando a sus padres como el primer día, aunque ya no pueda estar todo el tiempo con ellos.

Es conveniente contar con apoyo psicológico para poder afrontar de manera adecuada esta nueva situación ya que va a cambiar sus vidas por completo. En Psicopartner somos especialistas en ayudar a niños/as, adolescentes, a la pareja y a la familia para que se pueda producir la separación de la mejor manera posible para todos.

Si tienes cualquier consulta ponemos a tu disposición nuestro servicio de psicólogos online para que puedas contactar con nosotros desde cualquier lugar o bien puedes llamarnos al +34 669 489 678 para concertar una sesión presencial en Madrid, en nuestro de la Calle Alcalá 401 en Ciudad Lineal o bien en nuestro centro de la Calle Velazquez 70

Jorge Bueno

Jorge Bueno

Psicólogo Sanitario Especialista Niños y Adolescentes.

Reservar cita

Publicaciones relacionadas

Disforia de Genero

Hoy en día el concepto de disforia de género está de actualidad y, en este espacio veremos qué es pero sobre todo que NO es

Leer Más >>
Depresión Navideña

La depresión navideña

¿Qué es la depresión de Navidad? La depresión navideña o blanca se puede considerar como un trastorno Trastorno Afectivo Estacional. Este trastorno afecta entre el

Leer Más >>