¿Cómo superar una ruptura de pareja?

¡Lo dejamos, esto no funciona!

Esas manidas palabras que hemos escuchado tantas veces y que aun pudiendo estar de acuerdo con las mismas nos generan un malestar intenso y suponen un fuerte impacto emocional para nosotros.

Esta exclamación supone desvincularnos, desapegarnos de alguien importante en nuestras vidas y con el cual compartíamos metas, proyectos, y lo que no es menos importante una rutina diaria que nos brindaba entre otras cosas: cariño, complicidad, cotidianidad y percepción de control sobre nuestra vida, con la sensación de seguridad y de certidumbre sobre nosotros, la relación y nuestro entorno.

Cada vez es más frecuente que determinadas parejas no funcionen, que terminen, ya sea porque las dinámicas de los miembros de la pareja estén que cada vez más degastadas, no exista o exista cada vez menos comunicación, complicidad, proyectos en común, el estar o enamorarse de otro/a o simplemente que esa llama o chispa del amor se haya apagado.

Si existe reciprocidad por ambas partes, estar de acuerdo que la relación no va bien y que no tiene sentido continuar, ésta ruptura será más fácil, ya que existe alineación entre las dos partes; de lo contrario si una de las partes no está de acuerdo, le pilla de sorpresa, o se aferra a esa relación de una manera perjudicial para sí mismo/a, la ruptura puede ser vivida como una gran pérdida en donde la persona dejada experimenta fuertes sentimientos de vacío, ansiedad, tristeza, visión catastrofista de uno mismo, de su presente y de su futuro, así como incapacidad para llevar su día a día de una manera adaptativa y funcional.

Cuando esta ruptura supone una gran impacto emocional para la persona, resultando ser la misma devastadora y difícil o imposible de asumir, hablaríamos de un duelo, la ruptura con alguien a quien queremos mucho, que ha ocupado un lugar central en nuestras vida de alguna forma siempre supone un duelo, una pérdida significativa de alguien que ya no va a estar con nosotros, vamos a dejar de verle todos los días, e implica una separación física y emocional importante; con todo ello resaltar que dejar de ser amigo de alguien supondría también un duelo, y es necesario estar triste para poder entre otras cosas, desapegarse y elaborar la pérdida.

El duelo comprendería una fase normal como resultado de cualquier relación que se rompe y la cual es importante o significativa para nosotros. Estudios y diversos investigadores hablan de entre 11 semanas a 6 y/o 12 meses de proceso de duelo normal ante la ruptura de una pareja; el menor o mayor tiempo dependerá de los recursos psicológicos propios de la persona, de la dependencia emocional o no depositada en la relación, de la facilidad para regular y expresar determinadas emociones, de la cantidad de gustos , aficiones que amplían la riqueza personal de uno, de la red de apoyo familiar y/o social.

 

El duelo implica pasar por cinco etapas, las mismas que se dan cuando fallece un familiar o amigo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Como comenté en mi artículo por qué nos enamoramos, hay determinadas sustancias que se liberan cuando nos enamoramos, una de ellas es la dopamina que funciona como sistema de recompensa, que se libera también cuando consumimos o tomamos drogas, el corte abrupto de este sistema de recompensa genera de forma similar en el cerebro un síndrome de abstinencia , necesitando saber, volver a ver o tener contacto con la persona que nos ha dejado.

¿Y qué podemos hacer, cómo podemos encontrarnos mejor?

  • Cuando alguien decide terminar una relación que nosotros no queremos finalizar, puede suponer una herida importante para nuestra autoestima, pensamientos recurrentes de “qué habremos hecho mal, qué cosas puedo hacer para revertir la situación, que si cambiamos algo de nosotros, seguro que vuelve”, así como el sentirnos culpables de que no funcionara o incluso que puede existir algo en nosotros que no está bien para que no nos quieran o dejen de hacerlo, aunque puede suponer una reacción normal y habitual ante la inminencia de la pérdida. Es importante darse tiempo y trabajar ese amor, cariño que aun siendo retirado por parte de esta persona, no debería ser una retirada afectiva hacia nosotros mismos, al contrario debemos cultivar el cariño, la aceptación, y una parte más compasiva que nos ayude a vivir este tránsito de una manera sana, cuidadosa, y con afecto hacia nuestra persona.
  • Validar lo que sentimos; tenemos que estar tristes, eso es, no podemos evitar esta emoción, al experimentarlo como un duelo es posible que pasemos por las 5 o por alguna de éstas etapas, la tristeza es una emoción que se activa cuando hemos perdido algo o nos hemos sentido abandonados de alguna forma, la tristeza nos ayuda a integrar esta información de pérdida, a colocarla donde le corresponde y a su vez nos permite poder avanzar, es vital para desvincularnos de alguien y elaborar y cerrar pérdidas. Por tanto, si necesitas llorar llora, si necesitas sentirte vacío, desmotivado, apático y sin ganas permítetelo , además, una forma que nos ayuda a cristalizar el duelo, es hablar de ello, di como te sientes a amigos, a familiares o a ti mismo.
  • Desengánchate de esa persona; lo ideal es que no contactes con esta persona durante un tiempo prudencial, el que tú necesites, el seguir manteniendo el contacto o incluso verle, aunque a veces por situaciones familiares o por hijos es menos viable o plausible , genera mayor dificultad para cerrar esa ruptura y desapegarte, aunque es cierto que en ocasiones y en función de cómo nos sintamos nos apetecerá contactar con esa persona o necesitemos saber de ella, aunque sea doloroso es mejor durante un periodo no tener contacto o mantener el mínimo posible.
  • Visualiza el cambio como una posibilidad de avanzar, aprender y mejorar. Los cambios son algo habitual en nuestro día a día, y la actitud con que los afrontemos puede ayudarnos a verlos de una manera constructiva y positiva para nosotros. Analizar qué es lo que no ha funcionado, qué cosas podemos cambiar de nosotros mismos en futuras relaciones o qué aspectos o comportamientos no estamos dispuestos a aceptar con otras personas, nos otorga una información valiosa que nos ayuda a ir hacia delante y aprender; también el cambio puede ser un camino o un escenario donde podamos hacer cosas nuevas o diferentes que no podíamos o no nos permitíamos hacer cuando estábamos en pareja; un viaje chulo, quedar más con los amigos, hacer algún deporte o actividad que nos apetezca.
  • Fomenta el autoconocimiento, el estar solo/a puede ser una etapa muy bonita y enriquecedora que nos permite conocernos mejor a nosotros/as mismos/as, podemos descubrir que somos más valientes de lo que pensábamos, asumiendo nuevos retos, otros objetivos, superando limitaciones actuales, y entre todo esto aceptar que esa persona ya no está y construir nuestro camino sin ella.
  • Apóyate en tu familia y amigos y pasa más tiempo con ellos, a veces cuando estamos en una relación de pareja dejamos de lado o vemos menos a familiares y/o amigos, es importante cuidar y disfrutar de ellos también , como un área más que permita que la persona se sienta completa y en bienestar.
  • Y no menos importante, cuídate, intenta llevar hábitos de vida saludable, comer bien, dormir bien, hacer algún deporte, y practicar ejercicios que te permitan conectar contigo mismo y relajarte; respiración diafragmática , relajación, yoga, mindfulness y/o meditación.

“EL QUE NUNCA HA MIRADO LA TRISTEZA, NUNCA VERÁ LA ALEGRÍA.” KAHLIL GIBRAN

Si has tenido una ruptura reciente y sientes que no puedes superarla o no sabes cómo gestionarla, te animo a que te pongas en contacto con el equipo de Psicopartner, escribiéndonos a hola@psicopartner.com o llamándonos al 91 466 98 62 o al móvil 669 489 678, donde estaremos encantados de valorar tu caso, atenderte y ayudarte.

Puedes solicitar una sesión presencial en nuestros centros de Madrid o bien utilizar nuestros servicios de Psicología Online.

Irene Calleja

Irene Calleja

PSICÓLOGA SANITARIA PSICOPARTNER
  • RESERVAR CITA

    IMPORTANTE: seleccione una fecha posterior a Hoy.
  • diciembre 2021
    Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
    293012345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    272829303112