Psicológos Madrid – Gestión y resolución de conflictos

¡Da el paso ahora!

Aprovecha los descuentos en tu primera cita

30% dto

¿Qué es un conflicto?

Un conflicto es una situación de oposición, desacuerdo o enfrentamiento entre personas o grupos que persiguen posiciones, intereses, necesidades, deseos o valores incompatibles,  o  que así son percibidos. Puede ocurrir en ocasiones que exista el conflicto para una parte pero en cambio la otra no lo perciba, o situaciones en que el conflicto sea inexistente y que las partes por tanto se estén basando en percepciones falsas.

Más allá de esos casos, los conflictos están presentes de manera cotidiana en la vida,  y aparecen en diferentes ámbitos en los que interaccionamos, en el familiar, el laboral, el social, incluso en el plano intrapersonal, es decir con nosotros mismos. Por tanto, es importante tener en cuenta que  los conflictos son inevitables, y que con diferente grado de intensidad, forman parte natural de nuestra vida. Por ello, es conveniente eliminar esa carga negativa con la que cuentan y que veamos lo que de positivo pueden aportar si se gestionan de una manera adecuada, como podría ser el autoconocimiento que de ellos se deriva, el aprendizaje o el crecimiento personal.

En la resolución de conflictos, existe una percepción de los mismos desde “la teoría del iceberg”, que plantea la similitud entre el conflicto y un iceberg. De igual forma que en los icebergs, en los conflictos suelen encontrarse, dos zonas, una pequeña y visible, que englobaría a los protagonistas primarios y las posiciones iniciales de cada una de las partes, y  también otra zona subyacente que estaría formada por los intereses, las necesidades y las emociones que no salen a la luz durante el conflicto, pero que estarían influyendo en él de manera oculta. Para la adecuada gestión del conflicto sería conveniente que esa parte escondida pueda ponerse de manifiesto.

conflictos2 Psicológos Madrid - Gestión y resolución de conflictos

Los elementos del conflicto a identificar serían: 

- las posiciones: serían la demanda de cada parte, aquello que buscan para conseguir su satisfacción

- los intereses: son los beneficios que se desean obtener 

- las necesidades, a veces resultan difíciles de detectar, y no son fácilmente reconocibles 

- los valores: son los elementos que explican en muchas ocasiones los intereses y que sustentarían las posiciones, aunque las partes a veces no los tengan identificados

- las emociones: tanto las propias como las de la otra parte. Son una parte importante del conflicto y deben tenerse en cuenta, pero identificarlas no siempre es fácil pues pueden no darse de forma manifiesta.

Gestión de los conflictos

Existen diferentes formas de abordar el conflicto entre partes y cada una cuenta con  características diferenciadoras: 

El arbitraje: en este caso las partes en conflicto se someten al juicio de una tercera parte, que actúa de árbitro, que cuenta con el poder de decisión de la solución, y que las partes aceptan acatar.

La mediación: es un proceso voluntario de negociación entre las partes, en presencia de una tercera parte neutral, cuyo papel es facilitar la comunicación y la búsqueda de una solución al conflicto. Quienes deciden la solución son los propios protagonistas, y el papel del mediador es el de facilitar el proceso, ayudando a las partes a identificar sus intereses, a comprenderse mutuamente y a colaborar para llegar a un acuerdo satisfactorio para ellas.

La negociación: es un proceso de interacción y de discusión entre las partes enfrentadas, que tienen el objetivo de llegar a un acuerdo aceptable para ellas. En este proceso se realizan concesiones y se busca el acuerdo que satisfaga intereses comunes. Suele ponerse en marcha de manera espontánea.

Ken Thomas y Ralph Kilmann propusieron dos dimensiones que daban lugar a la formulación de cinco maneras de afrontamiento de los conflictos y de la negociación. Estas dimensiones son:  

- por un lado, el nivel de cooperación, de intentar satisfacer los intereses de la otra parte del conflicto, y

- por otro lado, el grado de búsqueda de satisfacción de los propios intereses

Combinando ambas dimensiones, los 5 estilos de gestión de conflictos resultantes serían: 

El estilo competitivo: se caracteriza por un bajo grado de cooperación y un alto grado de búsqueda del interés personal. Su objetivo es ganar y hacer valer sus intereses. Es un estilo orientado al poder, y conlleva el riesgo del distanciamiento y la ruptura de las relaciones.

El estilo colaborativo: se caracteriza por tener altas ambas dimensiones. Se procura dar con una solución que satisfaga a todas las partes. Implica la escucha activa así como la empatía y la asertividad. Este estilo favorece el mantenimiento de las relaciones

conflicto3 Psicológos Madrid - Gestión y resolución de conflictos
  • El estilo evasivo: supondría en este estilo tener bajos niveles en ambas dimensiones. Implica no afrontar el conflicto, y huir de él, bien porque sea una manera habitual habitual de afrontamiento,  porque se considere que no es ni el lugar o el momento adecuado para gestionarlo etc. 
  • El estilo complaciente: cuando se anteponen los intereses de los otros a los propios, y el resultado es la cesión. Puede suceder por aprecio y generosidad, por incapacidad de defensa de los propios intereses, por evitar consecuencias desagradables etc.
  • El estilo comprometido: busca llegar a una solución aceptable para ambos, es una solución intermedia mutuamente aceptable, por lo que todas las partes tienen que ceder algo 

Terapia psicológica para la resolución de conflictos

En mi experiencia como terapeuta he podido ver como la falta de recursos puede llevar a adoptar una postura de evitación constante del conflicto asumiendo un papel sumiso y pasivo, o bien todo lo contrario, entrando en una agresividad donde solo se quiere tener razón a toda costa impidiendo el dialogo y poder llegar a acuerdos.

En estos casos la terapia puede tener un papel fundamental en la resolución de conflictos al proporcionar herramientas y estrategias que permiten a las personas enfrentar y abordar los problemas de manera más efectiva. Aunque depende de cada caso en terapia solemos trabajar:

pexels nothing ahead 3660637 Psicológos Madrid - Gestión y resolución de conflictos
  • Identificación de patrones de conducta: En las sesiones trabajamos para que la persona pueda identificar los patrones de comportamiento, creencias y pensamientos que contribuyen a generar o mantener los conflictos. Reconocer estos patrones en uno/a mismo/a  y en el otro/a es el primer paso para saber gestionar de manera adecuada situaciones conflictivas recurrentes. 
  • Comunicación efectiva: La terapia psicológica sirve para desarrollar habilidades de comunicación efectivas, lo que facilita poder expresar de manera adecuada las necesidades, sentimientos, emociones y pensamientos de manera clara y respetuosa. Una comunicación clara, abierta y asertiva es esencial para resolver desacuerdos y malentendidos.
  • Desarrollo de empatía: Es habitual encontrarnos con personas que tienen dificultad para ponerse en el lugar del otro y comprender sus puntos de vista y sentimientos.  La terapia fomenta el desarrollo de la empatia, lo que facilita el entendimiento y la comprensión mutua.
  • Gestión adecuada de las emociones: Los conflictos pueden generar emociones intensas que dificultan la búsqueda de soluciones constructivas y que se puede trabajar en sesión. Hay técnicas específicas para gestionar las emociones de manera saludable y evitar reacciones impulsivas.
  • Negociación y Compromiso: A través de la terapia desarrollamos las habilidades de negociación y busqueda de acuerdos y asunción de compromisos. 
  • Distorsiones cognitivas o conflictos internos: En ocasiones, los conflictos internos, como la lucha con pensamientos contradictorios o creencias limitantes, pueden obstaculizar la resolución de problemas externos. La terapia ayuda a abordar estos conflictos internos y facilita la toma de decisiones más claras.
  • Reconstrucción de las relaciones: Cuando los conflictos han dañado relaciones de manera significativa, la terapia puede ayudar en el proceso de reconstrucción y restauración de la confianza mutua.

Como hemos podido ver la terapia proporciona un espacio seguro y orientado al crecimiento personal, donde las personas pueden explorar y abordar los conflictos de manera constructiva. Al aprender nuevas habilidades y perspectivas, las personas pueden enfrentar los desafios de la vida con mayor eficacia y mejorar sus relaciones interpersonales.

En Psicopartner tenemos un equipo de Psicolog@s Sanitari@s, terapeutas de pareja y terapeutas familiares que te pueden ayudar a gestionar los conflictos y regular bien tus emociones en tus relaciones.

Si te has visto identicada/o en este artículo y consideras que necesitas ayuda profesional, te animamos a que solicites una primera sesión llamándonos al +34 669 489 678 o enviandonos un email a hola@psicopartner.com . 

Puedes reservar una cita presencial en nuestros centros o bien utilizando nuestro servicio de psicología online, donde estaremos encantados de analizar tu caso, atenderte y ayudarte.

Picture of Ana de Paz

Ana de Paz

Psicóloga Sanitaria Colegiada M-30705
Especialista en trastornos de ansiedad y estado de ánimo
Mediadora Familiar

CONCERTAR cita

Publicaciones relacionadas

Mitos sobre la terapia sexual

La sexología es una disciplina científica que estudia la sexualidad humana en todas sus dimensiones: biológica, psicológica, social y cultural. Desde sus inicios, ha evolucionado

Leer Más >>