La autoimagen ¿Cómo te ves?

Varios investigadores que estudiaron la autoimagen, definen el cuerpo como lo más cercano y lo más externo de nuestro ser, nos ofrece y procesa información del exterior (exteroceptiva), así como integra información del interior (propioceptiva), es decir, el cuerpo es continente y la vez contenido, es nuestro recipiente, el continente de nuestro yo.

Este espacio corporal interno y externo, se sustenta en una consciencia de entidad personal y una experiencia vital y constituye el vehículo de conexión y participación con los actores y escenarios en los que nos desenvolvemos. (Preester y Knockaert, 2005; Pera, 2006; Raich 2001.)
Nuestras experiencias vitales están condicionadas por este espacio corporal en el que nos ha tocado vivir (Cash, 2004).

Continente y contenido definen nuestro autoconcepto físico o identidad física: “soy moreno”, “peso 80 kg”, “mis ojos son azules”, así como del espacio interno: “cuando me dan una buena noticia el corazón me va muy rápido”, “cuando me pongo nervioso siento acidez en el estómago”.

El cuerpo por tanto, dispone de un límite reconocible con el exterior, éste constituye la apariencia, es la carta de presentación ante los demás y se acompaña de una valoración emocional; éste examen de nosotros, que a su vez esta influido por la valoración de los demás, condiciona nuestra autoestima o amor propio, la autoestima corporal vendría a ser: ( “me gusta mi pelo”; “mi nariz es muy grande, es lo primero que ven de mí”; “ tengo unas manchas en la piel que me desagradan”).

La imagen corporal se constituye a su vez de las experiencias perceptivas , subjetivas y actitudes sobre el propio cuerpo, sobre la apariencia física ( Jakatdar, Cash y Engle, 2006; Pruzinsky y Cash, 2002).

Autoestima, imagen corporal y apariencia

La apariencia física es una característica percibida, experimentada o sentida , que llamamos imagen corporal, es en gran parte subjetiva e incluye como nos sentimos respecto al cuerpo , cómo lo valoramos y apreciamos, cómo nos comportamos con él, cómo suponemos que los demás reaccionan ante él, y está muy relacionado con lo que una sociedad considera bello o atractivo ( ideal de belleza).

Apariencia e imagen corporal no son sinónimos: una persona puede desarrollar una imagen corporal negativa aunque no se corresponda con su aspecto y apariencia, así como una persona que no responda al estereotipo de belleza imperante puede tener una imagen corporal positiva de sí misma.
Cuando las personas experimentan sus cuerpos de forma poco atractiva, indeseable, se rechazan o se avergüenzan de sí mismas, hablaríamos de alteraciones de la imagen corporal ( Gilbert y Miles, 2002).

El desarrollo de la imagen corporal dependen desde el ideal de belleza de una cultura, la correspondencia en nuestra sociedad actual del estar delgado y en forma con tener éxito, hasta las experiencias en relación al cuerpo y la imagen( historia de críticas y burlas, sobrevaloración de la imagen en conversaciones con familiares y amigos, representación del ideal del cuerpo en los Mas Media( prensa, tv, revistas, películas, series.)

Además la imagen corporal se encuentra muy relacionada y alude a los propios cambios evolutivos del individuo (pubertad: crecimiento de caracteres sexuales, madurez: menopausia y cambios hormonales y vejez: flacidez, arrugas, que afectan al cuerpo y en como podamos percibirlo o encontrarnos con el mismo).

¿Quiénes son más vulnerables a las alteraciones y distorsiones de la imagen corporal?

Varios estudios revelan, que las mujeres jóvenes, adolescentes reflejan mayor insatisfacción con la imagen corporal, así como alteraciones de la misma, éste hecho se encuentra estrechamente ligado a la necesidad de aprobación social, esa necesidad de sentirse integradas y percibidas como socialmente válidas, el consumo de redes sociales como Instagram, Facebook, Tinder, Meetic y demás que hacen apología de relaciones rápidas, superficiales, con fotos y stories muchas veces reflejando aun sin ser cierto: cuerpos de ensueño, éxito, sociabilidad y validez personal.

Los modelos de belleza y las tiendas de ropa defienden en general un tallaje de mujeres muy delgadas y exitosas (Lo vemos en modelos famosas, artistas, o deportistas de élite), éste reflejo, influye negativamente en mujeres que están construyendo su identidad personal y son más vulnerables a este tipo de influencias, como las adolescentes. (Probs et al.,1997) .(Lewis y Cachelin, 2001; Withbourne y Skultety, 2002).

Los hombres cada vez tienen y presentan mayor preocupación por la imagen corporal y están de igual forma suscitados e influenciados por los medios de comunicación y el ideal de éxito en relación a la imagen corporal, aunque existen menos estudios al respecto y desde la perspectiva de género se explica como la mujer ha tenido que integrarse en una sociedad donde no siempre ha sido validada, y la apariencia, así como su propia identidad se ha visto más presionada para atender en mayor medida a su cuerpo, cuidar de él y otorgarle un sentido primordial en sus esquemas de éxito, consecución de logros y autoestima.

Cada vez hay más personas que sufren de insatisfacción corporal y/o distorsiones en la imagen corporal , en alcanzar ese ideal de belleza que promulgan en las redes, los medios de comunicación y en las familias y grupo de iguales, como consecuencia se han incrementado en los últimos 10 años personas con problemas alimenticios, insatisfacción personal, baja autoestima, así como con cambios frecuentes en el estado anímico: tristeza, ansiedad, enfado, que repercute de manera significativa en la relación consigo mismo y con los demás.

autoimagen

La imagen corporal en la adolescencia

“María tiene 17 años, va un instituto público, saca buenas notas y tiene bastantes amigos, de aquí hará un par de años, le preocupa mucho su imagen, sus amigas le dicen que está engordando, pesa 58 kg y mide 1,70 m, aunque María tiene una complexión fuerte y es un poquito más grande que el resto de sus amigas, su peso es totalmente saludable , pero sus amigas dicen que ahora pesar más de 50 kg es de gordas.

María pasa de mirarse mucho al espejo, se llega a odiar cuando se mira ante él, incluso a veces es incapaz de enfrentarse a su propia imagen. Lleva varios meses con mucha ansiedad, tristeza y enfado hacia sí misma y hacia los demás.

Ha empezado a comer poco, a saltarse comidas y cuando no puede más se da atracones hasta que se siente muy llena y mal físicamente llevándole a purgarse, esto le genera más aversión, culpa y asco hacia sí misma; a María le gustaba pintar , salir a bailar, y comer todo tipo de cosas; cada vez sale menos, ha dejado de pintar, y se pasa muchas veces metida en la cama sin ganas de hacer nada.”

María es el caso de muchas adolescentes que influidas por su grupo de iguales, medios de comunicación y demás, comienza a mantener conductas dañinas contra su imagen, el mantenimiento de una buena alimentación y su cuerpo, reduciendo sus relaciones sociales, incrementado sus sentimientos de malestar hacia sí misma, así como reduciendo aquellas cosas que le gustaba hacer…

La adolescencia es un momento clave de la persona donde ve una transformación de su cuerpo físico, de su imagen, que les hacen ser especialmente vulnerables a las opiniones de los demás y a la presión social que aparece en el aspecto físico. Es importante tener una buena comunicación con los hijos adolescentes ya que puede conllevar que pueda aparecer trastornos de ansiedad y/o trastornos de conducta alimentaria.

RECOMENDACIONES

Teniendo en cuenta que la imagen corporal es un constructo complejo y amplio influido por muchas variables, es importante desde el principio educar a los jóvenes en una construcción del yo, de la identidad personal y de la valía independiente de la imagen corporal ideal predominante:

  • Fomentar hábitos de vida saludable, está genial, comer bien, hacer deporte y cuidarse como un objetivo de bienestar y salud debe seguir promoviéndose, aunque teniendo en cuenta la idiosincrasia de cada uno (complexión, genética, metabolismo) y promoviendo un sentido del self, del quererse más desligado de la presión social, los ideales de belleza y el éxito.
  • El perfeccionismo: En consulta atiendo a muchas personas y no sólo adolescentes como he reflejado en el artículo con problemas en la autoimagen, personas muy centradas en que para ser validadas, aceptadas y queridas necesitan ser muy delgadas, exitosas, tener muchos amigos, en definitiva ser perfectas, y les ha llevado a una lucha interminable y una cuasi obsesión por saber que comen ,lo que pesan y lo que hacen, generándoles mucho desgaste emocional, personal e incluso social.
  • Trabajo con ellas entre otras cosas el favorecer una autoestima alta e independiente, la aceptación del cuerpo, así como manejar y ajustar creencias irracionales sobre lo qué es o no ser exitosa, qué cualidades tienen que les hacen valiosas , únicas y queribles, así como el entender y cambiar esquemas culturales y personales en relación a la imagen corporal , el peso y la alimentación.

Si sientes que te preocupa mucho tu imagen, que te sientes nervioso, enfadado o triste frecuentemente y está afectando a tu relación contigo mismo, con los demás y con la comida, ponte en contacto con el equipo de PSICOPARTNER, llamándonos al 669 489 678 o bien utilizando nuestro servicio de psicólogos online, donde estaremos encantados de analizar tu caso, atenderte y ayudarte.

Irene Calleja

Irene Calleja

PSICÓLOGA SANITARIA PSICOPARTNER

Reservar cita

Publicaciones relacionadas

Disforia de Genero

Hoy en día el concepto de disforia de género está de actualidad y, en este espacio veremos qué es pero sobre todo que NO es

Leer Más >>
Depresión Navideña

La depresión navideña

¿Qué es la depresión de Navidad? La depresión navideña o blanca se puede considerar como un trastorno Trastorno Afectivo Estacional. Este trastorno afecta entre el

Leer Más >>