Las Relaciones íntimas en tiempos de Confinamiento

De casi toda la gente que conozco, he preguntado a quién no le ha afectado en mayor o menor grado, de una u otra forma en la vida el Covid-19, no habiendo encontrado prácticamente a nadie que me haya dicho que no le haya supuesto cambios a nivel personal, laboral, familiar, social o de pareja.

Muchos teletrabajamos, nos estamos familiarizando con salir a la calle con mascarilla y manteniendo los consabidos 2m de distancia, no podemos – o al menos no debemos – abrazarnos ni besarnos, la incertidumbre de qué ocurrirá en el futuro y cómo será la “nueva normalidad”, la organización del tiempo: cuántas veces hemos deseado que el día tuviese más horas o la semana más días, sin embargo en esta época en la que “supuestamente” hemos tenido-tenemos más horas por delante, parece que tenemos menos tiempo.

Esta situación de confinamiento nos ha llevado a que algunos aspectos de nuestro vida se hayan visto afectados, hemos tenido que cambiar y modificar algunas de nuestras conductas, y desde luego también ha afectado a las relaciones sexuales.

La pareja durante el confinamiento

Durante más de dos meses nos hemos enfrentado a unas circunstancias que han supuesto un sobre-esfuerzo a nivel emocional, que unido a la situación de incertidumbre ante el futuro genera una situación de fatiga emocional con síntomas como son cansancio, irritabilidad, menor tolerancia ante pequeñas situaciones de malestar, falta de motivación o incluso exceso de motivación ( recuperar el tiempo perdido ) que generan un círculo vicioso Todos estos cambios que afectan a la persona, necesariamente repercuten en  problemas de comunicación en la relación de pareja y, posiblemente, a las relaciones sexuales.

Sería difícil pensar que la pareja se mantenga igual si sus miembros han cambiado; y es que la pareja es una ecuación en la que uno más uno son tres; pues la pareja se trata de la unión de dos personas de igual o diferente sexo, cada una de ellas con su personalidad, sus virtudes y defectos, sus vivencias y su historia personal, sus familias, sus actitudes y valores, sus amigos, etc que deciden unirse y compartir sus vidas en mayor o menor grado manteniendo a la vez la individualidad de cada uno de ellos.

Muchas veces me han preguntado cuándo podemos saber que una pareja funciona; teniendo en cuenta que la respuesta es muy amplia y compleja y que excede el contenido de este post; los terapeutas de pareja decimos que un buen indicador es cuando se mantiene el equilibrio entre cada uno de los miembros como pareja y como persona, así como cuando a nivel individual cada uno de los miembros evoluciona en lugar de involucionar.

¿Y que hay del sexo?

Un componente muy fuerte de las relaciones de pareja son las relaciones sexuales, en las que es imprescindible el equilibrio entre la sexualidad propia y la de la pareja pues es importante que sean satisfactorias para la pareja como ente común así como para cada uno de los miembros que la componen.

Las relaciones sexuales implican el desarrollo de la intimidad, el compromiso y la pasión en el amor. Y es que no es imprescindible el amor para tener sexo, pero el sexo es, cuanto menos muy importante en el amor.

Para muchas parejas, convivientes o no, la pandemia producida por el Covid-19 ha supuesto un cambio en las relaciones sexuales, cambio que probablemente afectará en el desconfinamiento.

La intimidad, un componente muy relevante de las relaciones afectivo-sexuales, se ha visto profundamente afectada, pues en el caso de parejas que no convivían durante casi tres meses no han tenido ocasión para desarrollarla; y en parejas que conviven ha habido un exceso ( o defecto ) de intimidad; antes se compartían momentos íntimos ya que durante muchas horas del día no estábamos en casa y con el estado de alarma las parejas han estado en casa todo el día.

problemas sexuales covid19

Las consecuencias del confinamiento en las relaciones sexuales.

La cuarentena puede haber traido muchos cambios a nivel afectivo-sexual en la pareja. Nos hemos acostumbrado a ver a nuestra pareja en pijama, sin afeitarse, sin maquillaje, etc de forma muy diferente a como acostumbramos a verla, con el riesgo de perder el atractivo. Así como ver en exceso a la pareja, estar todo el día viéndola, asociado a ello la pérdida del atractivo sexual del uno por el otro.

Covid19 problemas en la pareja

Los principales factores que han influido de una manera notable a las relaciones sexuales son:

  • El miedo al contacto físico, pues se ha recomendado y recomienda evitar besarse, tocarse por miedo al contagio. Se recomienda el lavado inmediato tras el acto sexual. Así como el miedo a ser portador y estar asintomático, lo que convierte las relaciones en artificiales, menos espontáneas.
  • Aumento de la monotonía en la relación de pareja. Y es que, pese a la recomendación de mantener rutinas durante el confinamiento, la vida era el día de la marmota: levantarse, ordenar la casa, teletrabajar, ocuparse de los niños y labores cotidianas….Sin duda que la monotonía es un enemigo conocido de las relaciones de pareja y las relaciones sexuales. Muchos de los problemas y  dificultades inherentes de la pareja quedan encubiertos en el día a día, pues en no pocas ocasiones éstos se ven cuando el día está a punto de terminar.
  • La convivencia ha traído un aumento de las discusiones en la pareja, hace aumentar los roces, las pequeñas discusiones, las manías de cada uno que molestan al otro quedan al descubierto. Cuando existen problemas de comunicación en las parejas, éstos quedan “tapados” con las rutinas diarias de ir a trabajar, quedar con compañeros de trabajo-amigos tras la jornada laboral, estudios, cuidado de los hijos; viéndose las parejas por la noche para cenar, comentar el día, ver la televisión, y acostarse. El confinamiento ha hecho-hace que sea necesario poner en práctica una comunicación que, si ya se encontraba deteriorada y con dificultades de alcanzar acuerdos, genera mayor sentimiento de incomprensión de cada uno de los miembros de la pareja, promoviendo la ausencia de expresión de sentimientos mutuos, pues probablemente se verán castigados en lugar de reforzados. Podemos suponer la dificultad inherente de mantener relaciones afectivo-sexuales donde impera la descomunicación.
  • Asociado a ello el cabe la posibilidad de la aparición de otro posible enemigo en las relaciones; uso del porno asociado al aburrimiento, monotonía, exceso de tiempo, etc creando un cierto distanciamiento en la pareja; pues si asociamos la monotonía, pérdida de erotismo de la pareja, así como la subida de adrenalina de que no me pillen a veces con un resultado grato, el resultado es poco favorecedor de las relaciones de pareja.

Desarrollando una vida sexual saludable 

Esta situación puede igualmente favorecer la búsqueda de sensaciones nuevas, pudiendo convertirse en un estimulante de las relaciones al favorecer el auto-conocimiento sexual.


El autoerotismo sirve para conocernos, desarrollarnos; dado que muchas veces asociamos sexo a penetración dejando el resto de actividades sexuales en segundo plano o como meros complementos de la misma.


El autoerotismo engloba algo más que la masturbación y el placer exclusivamente genital, se trata de un placer que conlleva el disfrute por medio del cuerpo, de los sentidos, de la imaginación, etc lo que a su vez conlleva el desarrollo del conocimiento personal. Y es que el desarrollo de la parte íntima-personal también debe tener lugar y es por ello que el uso de fantasías personales, masturbación, el desarrollo de la sensualidad…contribuyen a que cada uno crezca a nivel sexual con el consiguiente beneficio a la pareja.


Y es que, no todo lo que ha conllevado el confinamiento va a ser negativo. He escuchado a mucha gente decir que se plantean hacerse de modo propio un confinamiento cada cierto tiempo para recordar todo aquello que han aprendido, y es que si no comprendemos las lecciones que nos ha brindado este encierro, habremos aprendido más bien poco.

Vida sexual saludable

Consejos para mejorar la vida sexual en tiempos de pandemia:

Centrándonos en las “nuevas relaciones afectivas y sexuales” desde Psicopartner os recomendamos que evitar estos errores para que las relaciones no se deterioren en exceso.

  1. Realizar una adecuada gestión de los espacios de cada uno Vs los espacios compartidos en pareja. Es preciso que éstos sean validados y aceptados por ambos miembros de la pareja, no suponiendo la renuncia sistemática de uno de ellos. Ello implica una responsabilidad compartida de las obligaciones.
  2. Vigilar los celos. Dado que la reclusión ha hecho que aumente la seguridad de personas celosas al tener mayor control, ésto no ha hecho que el problema se solucione, sino que se tienda una cortina de humo. Pues los celos guardan una estrecha relación con el miedo a perder al otro, baja tolerancia a la incertidumbre del miembro que los sufre así como necesidad de control, ideas desadaptadas de uno mismo y de la pareja, dependencia emocional y baja autoestima.
  3. Dejar pasar cosas que nos eran o son molestas, desagradables o nos hieren a nivel personal. Corremos el riesgo de minimizar y en ocasiones dejar pasar cosas que durante el confinamiento nos resultaban molestas; pero evitar comunicar nuestro malestar, nuestra molestia lleva un enquistamiento de los mismos, entorpeciéndose la comunicación, sentimiento de incomprensión por parte del otro, menor deseo de aproximarnos a nuestra pareja, tejiéndose así una tela de araña difícil de romper. Es importante precisar, siendo sinceros con nosotros mismos, si aquello que nos molesta-molestaba era debido al exceso de tiempo conviviendo juntos, o por el contrario se trata de algo ante lo que no encontramos justificación, que no entra dentro de nuestros principios – valores. generando un elevado grado de malestar emocional.
Consejos vida sexual

El ser humano, y por tanto las parejas se mueven por un equilibrio, a veces no fácil de encontrar, entre la estabilidad y la novedad, siendo ambos necesarios para el buen funcionamiento del mismo y dependiendo ambos de las características personales de cada uno, así como de las circunstancias del entorno.


En Psicopartner, a través de nuestro equipo de terapeutas de pareja podemos ayudarte a encontrar el equilibrio necesario de forma objetiva para el buen funcionamiento y mantenimiento de la relación de pareja y sexual. Además contamos con nuestro servicio de psíscologos online que te darán el mismo servicio que si fuera presencial. 

Ernesto Marín Lobo

Psicólogo Sanitario Col nº M-23636

Especialista en Terapia de Pareja

Ernesto Martín

Ernesto Martín

Psicólogo Sanitario Psicopartner