Managers de la Generación C

Muchos ya nos hemos dado cuenta, ya han empezado a llegar y están aquí para quedarse.

Estoy hablando de la Generación C, estas nuevas generaciones de jóvenes que sin haber oído hablar en su vida y mucho menos haber leído a Tom Peters, Peter Drucker o Michael Porter tienen un estilo de liderazgo que son la envidia de muchos altos directivos.

Lo curioso del caso es que lo que más caracteriza a estos jóvenes lideres es algo tan simple como su autenticidad, se comportan siendo ellos mismos y con un fuerte sentido de coherencia con sus valores.

Han vivido una gran crisis económica donde los más preparados han tenido que aceptar trabajos precarios, con salarios precarios y con un futuro incierto. Esto ha provocado que muchos de ellos hayan desarrollado unas competencias de aprendizaje, flexibilidad, adaptación y tolerancia a la frustración que antes eran realmente difícil encontrar en los procesos de selección.

Además esta nueva generación está comprometida con lo que hace, tiene muy claro lo que quiere, se mueven por valores y no solo por motivos económicos. Esto hace que realmente las políticas de recursos humanos en la atracción del talento estén cambiando rápidamente.

Todas las grandes empresas intentan ofrecer medidas de conciliación, implantan proyectos formativos, jornadas flexibles o dirección por objetivos, todo ello para conseguir captar a estos nuevos talentos, que son exigentes y que no les vale solo con ganar dinero, sino que quieren jefes competentes, ambientes motivadores, espacio de desarrollo profesional y tener tiempo libre para estar con sus familias y amigos.

Son nativos digitales, lo que les lleva a manejarse por las redes sociales con una gran agilidad, son grandes comunicadores, quizás no al clásico estilo que estamos acostumbrados de public speaker, pero su nivel de interconexión y followers es tan amplia que tienen un alto impacto e influencia en sus acciones.

Están habituados a vivir en un mundo donde la “posverdad” se ha impuesto sobre la verdad, en el que las emociones y las visiones personales tienen más cabida que los datos, siendo ahora los algoritmos de facebook o google lo que ordena la nueva realidad.

Se han reinventado a sí mismos a edades tempranas, se han hecho un hueco en las nuevas profesiones que han surgido y siguen surgiendo de las nuevas tecnologías.

Seguramente serán los que encabecen la revolución laboral que se avecina y que los expertos llevan tiempo avisando: el 47% de los empleos actuales tal y como los conocemos desaparecerán en los proximos 10 años.

Así estos nuevos líderes de la “Generación C” son aquellos que tienen un sentido global de las cosas que hacen, comparten su conocimiento y son generosos en el amplio sentido de la palabra. Lideran predicando con el ejemplo, desde la humildad que les ha dado el estar en situaciones de incertidumbre y precariedad. Están en espacios abiertos con sus equipos e involucrados en los proyectos que manejan, preocupados no solo por el rendimiento de sus equipos sino también por el lado más humano de las personas.

Son totalmente visuales. Según los estudios que se han realizado, el canal de comunicación principal para la Generación C es Youtube, ya que es un canal que permite llevar a cabo su lema principal de “crear, compartir y conectar”.

Nuevos managers, nuevos tiempos, nuevas competencias. Sin duda un apasionante reto para los profesionales de Recursos Humanos que también nos vemos arrastrados por esta generación C que viene con fuerza y determinación para hacer las cosas de otra manera.