Síndrome Grinch: El odio a La Navidad

El Síndrome Grinch se refiere a las personas que tienen una alta aversión a la Navidad, incluso puede llegar a  odiar la navidad y todo lo que esto conlleva, como los adornos, la música, las celebraciones, las felicitaciones, los regalos, etc.

La Navidad es una época del año especialmente emocional, toda la publicidad y el marketing se dirigen en esta época del año a mover emociones, a promover una sensibilidad y sensaciones dirigidas a las relaciones interpersonales y más concretamente hacía la familia y amigos.

Toda esta marea de luces, música navideña, bombardeo de anuncios de reencuentros con los seres queridos no es inocua para nadie, en la mayoría de la gente hay una activación neuronal que dispara el “espíritu navideño”, las personas experimentan emociones positivas, sensaciones de ilusión, de esperanza, de estar con familiares y amigos, etc.

Pero al mismo tiempo pueden aparecer un cumulo de emociones negativas pasando desde estados de ánimo tristes, depresivos hasta llegar a reacciones de enfado y odio hacía todo lo que tenga que ver con la Navidad.

La navidad se puede convertir en una pesadilla pero el estar triste en navidad no es lo mismo que ser un Grinch, y la forma de gestionarlo es totalmente diferente.

En muchas ocasiones este síndrome Grinch lo que está enmascarando es en realidad la llamada “depresión navideña”, de la que ya hablamos en otro artículo.

 

¿Soy un Grinch?

Quizás alguna vez has sentido que la Navidad no es más que un postureo, tienes que dar besos y abrazos a personas que no se lo merecen, incluso tienes la sensación de que te obligan a estar sonriente y feliz cantando villancicos, puedes ver una enorme falsedad en todo lo que ocurre a tu alrededor.

Seguro que puedes ver esa enorme hipocresía cuando recibes esas frases tan ñoñas que se repiten año tras año, y lo peor de todo es que te enfada, te sientes malhumorado/a y no hay manera de escapar.

Para que puedas ver si realmente tienes el síndrome Grinch, te animamos a que pienses si cumples alguno de estos cuatro puntos:

  1. Cuanto más felices están los demás, más te enfadas y odias la navidad: Síndrome Grinch MujerSimplemente el ver como los demás disfrutan de la navidad ya te lleva a enfadarte. Incluso ves como tu enfado se incrementa cuando mejor se lo pasan, y ya es totalmente insoportable cuando se ponen a cantar y a dar besos y abrazos.
  2. Tu casa, tu mejor refugio: Evitas por todos los medios quedar con la gente, ir a las celebraciones, ver las luces y meterte en las aglomeraciones que se producen en estas fechas. Cuando estás en casa, donde, por supuesto que no has puesto ninguna decoración navideña, estás tan a gusto, disfrutas de tu soledad y de tu tranquilidad.
  3. No te apetece que te regalen nada ni hacer regalos a nadie: No ves el sentido a hacer regalos cuando no hay ningún motivo para hacerlo, incluso te desagrada cuando alguien te hace un regalo, no sabes ni que decir ni como actuar, incluso puedes sentir una cierta sensación de enfado. Además seguro que has pensado: ¿qué sentido tiene comprar ahora cuando en menos de un mes tienes las rebajas?
  4. Lo peor de todo son las reuniones familiares y las celebraciones “obligadas” : Te produce una enorme ansiedad el tener que ir a esas cenas/comidas que son más una farsa para quedar bien y que dan felicitaciones que no sientes. Y si encima tienes que estar con los suegros, peor que peor, incluso puede ser que tengas fobia a tus suegros (socerafobia) de la que ya hablamos en otro artículo.

Consejos para sobrevivir a la Navidad

Síndrome Grinch Navidad

  • Ten en cuenta que es algo temporal: No pierdas la visión de que solo es un momento de tiempo que pasará. Solo son dos semanas, luego todo volverá a la normalidad.
  • Sé auténtico/a: El malestar que sufres es debido en gran medida a la presión social que ejercen los demás. Busca tu autenticidad, haz lo que realmente quieres hacer, disfruta de ello sin tener en cuenta la opinión de los demás. No te fijes tanto en como de felices son los demás, sino como puedes ser tu feliz en este época del año.
  • Focaliza tu atención en las vacaciones: Independientemente de las celebraciones hay días festivos que no hay que trabajar, si pones el foco en las vacaciones más que en las celebraciones cambiará tu perspectiva Grinch.
  • Planifica tu tiempo: Seguro que puedes organizar planes alternativos a las clásicas celebraciones navideñas, mira que alternativas tienes, que viajes puedes hacer y como puedes organizar tu tiempo.
  • Se más permisivo con los demás: Que no te guste la navidad no quiere decir que no puedas comprender que a los demás tengan ese “espíritu navideño”. No hace falta que intentes convencer de lo absurda o falsa que puede ser la navidad, simplemente vive la navidad como realmente quieres vivirla pero siempre respetando a los demás.

Si además aparece un gran malestar o sufrimiento emocional te aconsejamos que consultes con uno de nuestros Psicólogos Sanitarios en Madrid que te ayudarán a gestionar estas emociones negativas que te produce la Navidad.

Pide cita rellenando el formulario o llamando al 669 489 678.